Tratamiento del Dolor

El mayor uso terapéutico que se le da a los imanes es para el tratamiento del dolor, especialmente el de la artritis degenerativa (u osteoartritis), lesiones deportivas y dolores crónicos. La clave para el tratamiento de estas dolencias es el control del dolor, ya que en muchos casos no existe una curación definitiva, producen efectos invalidantes y en el caso de la artritis, los depósitos de calcio seguirán en las articulaciones. Sin embargo son muchas las dolencias en las cuales los imanes pueden ayudar en su tratamiento: Diabetes, Alteraciones de nivel de Insulina, Dismenorrea, Infertilidad, Parálisis cerebral, Desorden y Déficits atencional, Osteoporosis, Síndrome de fatiga crónica, Insomnio, Asma, Artritis, Migraña, Trastornos de memoria, Arteriosclerosis, Túnel carpiano, Codo de tenista, Colesterol alto, Fibromialgia y Heridas abiertas. Adicionalmente millones de personas se benefician de los efectos positivos de la magnetoterapia en forma preventiva y para su bienestar frente al cansancio, falta de energía, stres, dolores de cabeza, dolor de espalda, dolores articulares, problemas circulatorios, visión cansada y las fracturas y heridas que sanan en la mitad del tiempo normal.

(D. Véliz P.)




Cada persona tiene características de energía magnética que no solo difieren entre dos individuos, sino que varían en las diferentes partes del cuerpo y en los diferentes cambios de estado de salud. La terapia magnética reforzada por cambios en el estilo de vida, una nutrición balanceada y ejercicios, pueden contribuir en gran parte a hacer más soportable los síntomas, logrando así una buena calidad de vida frente a dolencias crónicas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada